zona T

4 Consejos fáciles para controlar una zona T grasa

Las personas con piel grasa o mixta enfrentan un desafío único cuando se trata del área de su rostro conocida como zona T. Como sugiere el nombre, es el área en forma de T en nuestra cara que consiste en la frente, la nariz y el mentón.

Estas partes del rostro tienden a tener un exceso de grasa, acné y puntos negros, especialmente para aquellos con piel grasa o mixta. Un cuidado facial regular y adecuado del área puede reducir significativamente este tipo de imperfecciones.

Con la inclusión de sólo unos pocos productos en tu rutina diaria de cuidado de la piel, ¡puedes combatir y controlar los aceites de tu rostro!

1. Elije el limpiador adecuado

Evita el uso de limpiadores a base de alcohol y opta por un limpiador suave para pieles propensas al acné. También es importante que no laves tu cara más de dos veces al día, ya que esto irritará la piel y hará que produzca más grasa.

2. Usa un tónico una vez al día

Si tienes la piel mixta, un este producto te servirá. Aplica el tónico antiacné sólo en la zona deseada. Los tónicos eliminan el exceso de grasa y suavizan la piel.

Los tónicos con ingredientes como el ácido salicílico funcionarán especialmente bien para la piel grasa. Si tu piel es muy grasa, usa un tónico dos veces al día o una vez al día si tu piel es levemente grasa o mixta.

¿Por qué elegir tintes de cabello según tu complexión? Conoce más

3. Aplica una mascarilla facial

Usar una mascarilla facial una vez a la semana que esté formulada para el acné o la piel grasa es la mejor manera de manejar los problemas de la zona T. Opta por una una mascarilla que contenga de árbol de té, arcilla o carbón activado.

Si tienes piel mixta, aplica la mascarilla sólo en la frente, nariz y barbilla. ¡Las mascarillas faciales mantienen tu piel suave y libre de imperfecciones!

4. Papeles absorbentes

Los papeles absorbentes son útiles mientras viajas o estás fuera de casa. Todo lo que tienes que hacer es limpiar tu zona T con estos papeles para eliminar el brillo y el exceso de aceite. ¡Son imprescindibles para lograr un efecto mate en tu rostro!