Como pagar la universidad

¿Cómo pagar la universidad siendo estudiante?

Mirando hacia el futuro, un estudiante de preparatoria suele pensar en aplicar para la universidad y enriquecer su futuro profesional. Muchos estudiantes deciden dar este gran paso. Sin embargo, hay unos factores que deben considerar antes, tales como pensar cómo pagar la universidad.

Desafortunadamente, cada vez es más difícil pagar la universidad. La educación superior formal es el sello institucional de aprobación que le otorgará a tu hijo el ingreso a la competitividad laboral. Pero este esfuerzo tiene un costo elevado que ha aumentado más del 500% desde 1985.

El costo promedio de una carrera universitaria en una universidad pública, dependiendo la carrera específica, es aproximadamente $25,000 MXN. Por otro lado, en una universidad costosa y prestigiosa superan fácilmente los $100,000 por semestre en comparación.

Estos costos promedio suelen cambiar semestre tras semestre o año tras año. Los factores pueden varias, pero suele ir alineado con la inflación, materiales y prestigio de la escuela. Por ello, el financiamiento educativo para estudiantes es la solución ideal para la mayoría de los estudiantes para pagar la universidad

Hay becas y créditos académicos que reducen el precio de la educación superior. Sin embargo, es un hecho que también hacen que navegar por el complicado mundo de las finanzas en la universidad sea aún más desafiante.

Consejos para prepararte para pagar la universidad

Conoce tu presupuesto para pagar la universidad

Al igual que comprar muchos artículos grandes y costosos, como un automóvil o una casa, es aconsejable conocer su presupuesto para buscar el ajuste adecuado. Si no lo haces, corres el riesgo de comprar cosas fuera de tu límite de gasto. Lo mismo ocurre con las escuelas.

Si tu familia realmente no puede pagar esa universidad costosa que tanto quieres, entonces no apliques a esa universidad. Y claro, una beca completa sería genial… pero no siempre es posible. De hecho, estas escuelas tienen becas limitadas para conservar su prestigio.

Reduce las opciones de universidades  dentro de un rango razonable y luego ayuda a tu estudiante a descifrar qué es importante para ellos en relación con lo que se ofrece en las opciones a partir de ahí.

Comprende el desglose financiero

Es probable que su estudiante no pague el precio total de la etiqueta de matrícula de un año en la universidad. Eso significa que está viendo el precio neto total (precio de etiqueta menos ayuda total). 

Cuando tu hijo recibe la carta de aceptación con el desglose de la concesión de ayuda financiera (becas, subvenciones, etc.), puede ser difícil descifrar qué significa qué. Por ejemplo, el rubro “ayuda financiera” puede usarse en lugar de lo que en realidad son préstamos.

Luego, a menudo hay una pregunta sobre cuánta contribución familiar esperada hay y cómo se puede aplicar a qué: ¿es solo la matrícula o incluye alojamiento y comida? Evita la confusión de forma preventiva con una herramienta en línea segura que permite la comparación de estimaciones de precios netos, dada tu situación personal, antes de que se determine realmente la ayuda financiera

Ampliar la búsqueda de la universidad ideal

No tengas miedo de ampliar los parámetros de búsqueda de universidades. Algunas universidades son tan populares que ven un número tan alto de solicitantes. Pueden darse el lujo de ser selectivos en cuanto a quiénes aceptan y a quién ofrecen dinero, lo que resulta en una ayuda financiera general menos generosa. 

Las escuelas con tasas de solicitud más bajas suelen ser universidades privadas pequeñas y menos conocidas que pueden tener mayores reservas de ayuda financiera para otorgar.

Aprende de un experto

Haz una cita con las oficinas de ayuda financiera en las universidades que el estudiante está considerando para obtener una mejor comprensión de cómo calcularán la contribución financiera. Ellos podrán decirle si se tendrán en cuenta elementos como el valor acumulado de la vivienda. 

También podrán responder cualquier pregunta específica que corresponda a su situación que una página web de preguntas frecuentes financieras generales de la universidad no puede responder.

Además, una reunión con un asesor financiero mucho antes de que el estudiante pague la factura del primer semestre es una buena idea. De esta manera se asegura de que no se encontrará con ninguna sorpresa cuando venza el pago de los impuestos.